• 8 abr 2013
  • La Vanguardia
  • LLUÍS URÍA
  • París. Corresponsales

Fracasa en Alsacia la apuesta por potenciar las regiones francesas

Los alsacianos rechazan en referéndum fusionar los departamentos y la región

La isla de Córcega ya rechazó en el 2003 un proyecto similar, impulsado entonces por Nicolas Sarkozy

El regionalismo no tiene mucho predicamento en Francia. No lo tenía antes y no lo tiene ahora. Alsacia, una de las regiones francesas con mayor personalidad y con una lengua propia –el alsaciano, de raíz germánica–, renunció ayer a potenciar el poder regional y optó por mantener el actual statu quo, que tiene en los departamentos –equivalente francés de las provincias españolas– una pieza fundamental de la administración del Estado francés.

VINCENT KESSLER / REUTERSColegio electoral en Wilwisheim, Alsacia, donde los votantes debían decidir sobre una región propia

Convocados en referéndum para decidir la fusión de los dos departamentos en los que está dividida la región –el Alto y el Bajo Rin– y el Consejo Regional en un único organismo político-administrativo, los alsacianos dijeron no.

Bastaba que los electores de uno de los dos departamentos rechazara el proyecto para tumbarlo. Y así sucedió: en el Alto Rin, con capital en Colmar, el “no” ganó por un contundente 55%. En el Bajo Rin, con capital en Estrasburgo, el “sí” ganó con el 67%. Pero no sirvió de nada. La participación fue mínima, del 30%.

Es la segunda vez que una región francesa de la metrópoli, con una marcada identidad y una lengua diferente, rechaza la potenciación del nivel regional: en julio del 2003, los ciudadanos corsos rechazaron en referéndum la fusión de los dos departamentos que dividen Córcega y el consejo regional, un proyecto impulsado por el entonces ministro del Interior, Nicolas Sarkozy.

El fracaso del referéndum en Alsacia enfriará ahora a los promotores de proyectos similares en otras regiones francesas. Y supondrá un frenazo para la idea recurrente –apoyada por una parte de la derecha y sugerida ahora por la OCDE, para reducir gasto– de suprimir los departamentos y convertir la región en el polo de la administración territorial.

El proyecto de fusión en Alsacia fue presentado por sus promotores, con el presidente de la región –Philippe Richert (UMP)– a la cabeza, no tanto como un medio de reafirmar la identidad alsaciana sino como una forma de simplificar la administración y reducir –ni que sea modestamente, porque ningún funcionario será despedido– reducir costes. El plan de unificación ha sido respaldado por la derecha, los centristas y los ecologistas, mientras que los socialistas han oscilado entre el no y la abstención.

La campaña del no ha sido alimentada sobre todo por los extremos, por el Frente Nacional (FN) y por el Partido de la Izquierda (PG), y con parecidos argumentos. “Si este proyecto se aprueba, sería un precedente peligroso, sería el principio de la descomposición de la República”, advirtió Marine Le Pen, mientras JeanLuc Mélenchon reivindicaba que “Francia es una e indivisible”. A la inversa, los regionalistas de Alsace d’abord! (¡Alsacia primero!) han propugnado el sí en nombre de la identidad alsaciana.

Con menos de dos millones de habitantes, Alsacia es la región más pequeña de Francia. Pero su importancia simbólica es muy superior. A orillas del Rin, históricamente disputada por Francia y Alemania, Alsacia ha tenido una historia torturada y compleja. Territorio originalmente integrante del Sacro Imperio Romano-Germánico, pasó a depender del rey de Francia a finales del siglo XVII. El káiser Guillermo se la anexionó, junto con una parte de Lorena, en 1871 por el tratado de Frankfurt, tras vencer a Napoleón III en la guerra francoprusiana. Alsacia permaneció casi cincuenta años en manos alemanas y por ello ha conservado ciertas especificidades jurídicas (por ejemplo, la ley de laicidad de 1905 no se aplica y aún es válido el Concordato firmado con el Papa por Napoleón en 1801)

Francia la recuperó en 1919 con el tratado de Versalles, tras la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial. En 1940 Hitler la invadió de nuevo y la anexionó al III Reich. Unos 100.000 alsacianos, considerados alemanes por Berlín y conocidos en Francia como los malgré nous, fueron enrolados a la fuerza en la Wermacht y enviados a combatir al frente del Este.