Política

El pulso de la manifestación en el centro de Barcelona se convertirá en la clave del proceso hasta el 9-N

Una Diada en V

Edición impresa Política | 07/09/2014 - 00:00h

Silvia Hinojosa Enrique Figueredo
Barcelona


Mossos y Guardia Urbana desplegarán un dispositivo que garantice la seguridad y la movilidad
El tricentenario marca la ruptura con el acto institucional de la Diada que instauró Maragall


El Onze de Setembre llega este año con la carga emocional de la efeméride y la Generalitat ha preparado un amplio programa de actos, en el marco del tricentenario de 1714. La agenda oficial de la Diada tiene el carácter cultural, festivo y reivindicativo de otras ediciones, pero está concebida con mayor intencionalidad política, a dos meses escasos del 9 de noviembre, cuando está fijada la celebración de la consulta soberanista. Este año, la noche del miércoles 10 cobra protagonismo con una ofrenda floral del presidente de la Generalitat y la presidenta del Parlament en el Fossar de les Moreres, y una velada en la Llotja de Mar, con lectura de textos y actuaciones musicales, que sustituye al acto institucional del parque de la Ciutadella que instauró Pasqual Maragall en el 2004. A la víspera del Onze de Setembre se le da carácter de larga vigilia, con una Nit Blanca llena de actos culturales por el barrio de la Ribera y el Born. Sin embargo, el acto más multitudinario de la Diada será la concentración en forma de V que se celebrará en Barcelona el jueves, para reivindicar el 9-N, y que se desarrollará en la avenida Diagonal desde la plaza Pius XII hasta la plaza de las Glòries, y en la Gran Via desde este punto hasta la plaza Espanya.

Los organizadores de esta concentración, la Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, tienen más de 400.000 inscritos, una cifra que prevén que aumentará hasta el jueves. Los participantes llegarán de toda Catalunya y aunque muchos lo harán en sus vehículos particulares o en tren, se calcula que también se desplazarán unos 1.500 autocares. El dispositivo especial que han diseñado la Generalitat y el Ayuntamiento está orientado a garantizar la seguridad en todos los actos y a minimizar las previsibles afectaciones de tráfico en la red de carreteras y en el centro de Barcelona. Los Mossos han preparado dispositivos especiales en toda Catalunya, pero el mayor despliegue policial será en Barcelona.

En la capital será clave la movilidad. La ANC, en coordinación con la Guardia Urbana, ha dado indicaciones por escrito a los chóferes de los autocares de dónde deberán estacionar; tendrán espacio reservado en el Eixample, en alguna zona de Montjuïc, Sant Martí y Poblenou. En muchos puntos, se colocarán señalizaciones provisionales indicando las horas en las que deberá respetarse la reserva de estacionamiento.

Mossos y Guardia Urbana concentrarán personal de uniforme y de paisano en los tres escenarios que se instalarán en la concentración, en las plazas Cerdà, Maria Cristina y de las Glòries. En este último habrá un montaje de un barco y 947 urnas, que representan los municipios catalanes que han de votar el 9-N. La concentración empezará oficialmente a la hora simbólica de las 17.14 y acabará hacia las 18.

También el jueves por la tarde, en Tarragona, se celebrará otra manifestación que pondrá el contrapunto a la concentración soberanista de Barcelona. Será una reivindicación de la senyera, bandera que presidirá la marcha, que partirá de la Rambla Vella hasta el anfiteatro romano. Asistirán, entre otros, la exministra socialista Carme Chacón, el dirigente del PP catalán Enric Millo, y el líder de C's, Albert Rivera.

La celebración de la Diada se prolongará en Barcelona hasta el viernes día 12. El castillo de Montjuïc será escenario de una recreación histórica de la guerra de Sucesión; durante todo el día, el espacio histórico se convertirá en un museo vivo al aire libre.

Y habrá actos para todos. Desde el pasado viernes y hasta el próximo jueves, cada noche se hace una proyección animada de la senyera en la fachada del Palau de la Generalitat. Este martes, el Parlament entregará su Medalla d'Honor al tenor Josep Carreras. Y el miércoles, víspera de la Diada, concentra varias celebraciones. El acto político más significativo será la ofrenda floral del president Artur Mas y la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, en el Fossar de les Moreres, un espacio de reivindicación independentista, aunque la voluntad de la Generalitat es hacer una ofrenda "del máximo rango institucional" a los que murieron en defensa de Barcelona durante el sitio del 11 de septiembre de 1714. Muchos de ellos están enterrados en la fosa común que pertenece a la basílica de Santa Maria del Mar, sobre la que se construyó la plaza. Mas será el primer presidente de la Generalitat que vaya al Fossar, un lugar que tampoco está en la agenda habitual de CiU del Onze de Setembre.

Esa noche, otro escenario será la Llotja de Mar, que acogerá un acto con lecturas de textos y actuaciones musicales. De forma casi simultánea, la Nit Blanca desplegará distintas propuestas culturales gratuitas, en colaboración con los festivales de artes escénicas del país, en el barrio de la Ribera, el Born y la Ciutadella.

Y tras una larga vigilia, el Onze de Setembre amanecerá cargado de simbolismo, con el sonido de 300 violonchelos que romperán el silencio a las ocho de la mañana, en el Born, donde cayó en combate Rafael Casanova. A partir de las nueve, partidos, instituciones y entidades harán la tradicional ofrenda floral al monumento de quien era conseller en cap de la ciudad durante los hechos de 1714.