Política

PSC e ICV, dispuestos a dialogar con Podemos

Iglesias identifica a PP, PSOE y CiU como los adversarios

Edición impresa Política | 23/12/2014 - 00:00h

Silvia Hinojosa
Barcelona



ÀLEX GARCIA

ERC rechaza condicionar la independencia a una reforma de la Constitución

Hace meses que ICV tiene claro que si no puede defender su espacio electoral ante Podemos, debe intentar unirse a su adversario en un frente amplio de izquierdas, abierto a otras formaciones. El coordinador Joan Herrera insistió ayer en esta idea y, vista la voluntad de Pablo Iglesias de presentar listas propias en unas elecciones catalanas, le advirtió que Podemos, "en solitario, no es alternativa" al presidente de la Generalitat, Artur Mas, "y si lo piensa, es que no conoce Catalunya". Pero ya no es sólo ICV la que tiende la mano a Iglesias. Ayer el PSC se mostró también "dispuesto a dialogar" con Podemos, según dijo la secretaria de organización, Assumpta Escarp, quien añadió que "cualquier formación política que haga propuestas desde la izquierda es bienvenida".

Escarp destacó que en el mitin de Barcelona Pablo Iglesias "hizo una cosa muy importante, que es fijar su adversario de manera clara: la derecha". Ahora el PSC espera que Podemos concrete sus propuestas, sus programas y sus candidatos porque los socialistas catalanes "están abiertos al diálogo desde la izquierda con cualquier fuerza política", dijo.

Los ecosocialistas van más allá. Herrera insistió en que se necesita un escenario de confluencia de los partidos de izquierda para construir un frente democrático que desbanque a Mas. Y remarcó la necesidad "de no discutir tanto sobre cómo se reparten y distribuyen los abrazos", en referencia a las críticas de Iglesias al abrazo entre el líder de la CUP, David Fernàndez, y el president Mas, en el contexto del 9-N, y centrarse en abordar cómo pueden ir juntos desde la izquierda para reorientar las políticas del gobierno de la Generalitat en materia de salud, de educación y derechos sociales.

Pablo Iglesias mantuvo ayer en Barcelona una agenda de reuniones con agentes sociales, entre ellos Ada Colau, portavoz de la plataforma Guanyem Barcelona, en la que participa Podemos. En sus declaraciones, volvió a marcar distancias con CiU: "A diferencia de otros", dijo, Podemos no reconoce a CiU como "el actor político crucial" para hablar de soberanía en Catalunya y en España, ya que este debate "sólo es posible con un proceso constituyente" que "no se puede construir con un partido con la sede embargada y cuyo representante histórico tiene cuentas en Andorra". Iglesias entiende que "trabajar la soberanía en Catalunya implica enfrentarse a CiU", e insistió en que "hace falta un eje de ruptura para hacer el cambio político", lo que "implica situar a PP, PSOE y CiU como adversarios".

Desde CiU, el secretario general, Ramon Espadaler, recordó a Iglesias que "el presidente Mas y CiU tienen la legitimidad que dan las urnas" y aseguró que la propuesta de CiU "no es la de destruir, sino la de construir alternativas a los problemas desde el realismo, desde el tener los pies en el suelo". También ERC marcó distancias con Podemos. La portavoz, Anna Simó, advirtió a Iglesias que ERC no aceptará condicionar el proceso hacia la independencia "a que en España haya una mayoría favorable a la reforma constitucional".

Desde el PP, Alicia Sánchez-Camacho dijo que en Podemos hay "populismo de manual porque presenta soluciones mágicas a problemas complejos" y que ello puede representar un riesgo para la unidad de España.